Albondigas de berenjena


¿Quién ha dicho que las verduras son aburridas?

Os voy a demostrar lo contrario con este platazo vegetariano súper mediterráneo. Albóndigas (o polpette) de berenjenas, almendras y piñones con salsa de tomate casera y crujiente de piel de berenjena.


Son ideales como plato principal pero también como aperitivo finger food (en este caso la salsa de tomate solo la pondremos por encima para que sea más práctico de comer de un bocado).


Aquí va la receta (para 2 personas)


  • 1 berenjena

  • 50 g de almendras molidas

  • 25 g de piñones

  • 1 huevo

  • pan rallado

  • harina de maíz para rebozar

  • medio diente de ajo

  • hierbas aromaticas: albahaca, menta y perejil

  • unas alcaparras (opcional)

  • salsa de tomate casera

Limpiamos y le quitamos la piel a la berenjena (guardamos unas tiras para la decoración).

Cortamos la berenjena en cubitos de 1 cm aprox. En una sartén calentamos aceite de oliva virgen extra y doramos la berenjena 5 min (o hasta que esté tierna). Salpimentamos y dejamos enfriar.


En un bol unimos la berenjena, las almendras molidas, el ajo picadito, el huevo batido, las alcaparras (opcional) y las hierbas aromaticas picadas. Mezclamos bien todo. Ponemos la mitad de la mezcla en una batidora y reservamos la otra mitad. Trituramos hasta obtener una crema. Unimos con el resto de la berenjena.


Añadimos pan rallado para darle más consistencia, con un puñado debería ser suficiente. Vamos a darle la típica forma de albóndiga. (Si queremos ser malitos, podemos añadir en el centro un trocito de queso... se derretirá para un efecto WOW!).


Rebozamos en la harina de maíz. No hace falta el huevo porque la masa es lo suficiente húmeda para atrapar la harina.


Freímos en aceite de oliva unos 5 minutos a fuego medio hasta que se doren.

Freímos también la piel de la berenjena que hemos cortado a julienne muy finito que nos servirá para decorar.


Emplatamos sobre una base de salsa de tomate casera (aquí tenéis mi receta) y terminamos con la piel de berenjena crujiente y unos piñones.


Buon appetito!

¿Hablamos?

© 2020 Hecho con ❤️ por Cook with Giulia