Cómo hacer un buen risotto

Ahora que ha llegado el invierno apetecen platos calentitos y reconfortantes, y el risotto siempre es una buena opción. Pero te has preguntado si lo haces bien?

Antes que todo vamos a hablar del tipo de arroz: no todos los arroces valen.


Elige un Carnaroli o un Arborio, dos variedades italianas que tienen una proporción de almidón que ayuda a que el arroz quede meloso pero no pasado, con el interior un poco al dente. La cantidad ideal por persona es de 80-100 gramos.

Y ahora te voy a explicar los pasos fundamentales para preparar cualquier tipo de risotto:


1. El caldo: antes de empezar prepara un caldo (de verduras, de carne, de pescado, dependiendo de la receta). El básico es cebolla apio, zanahoria y sal.

2. Tostar el arroz: lo primero que hacemos es poner a calentar la olla con un poco de AOVE (si queremos cebolla picada) y echamos el arroz para tostarlo un par de minutos. Esto sirve para sellar el grano de arroz y evitar que se rompa durante la cocción. Si la receta incluye el uso del vino, lo echamos y dejamos evaporar el alcohol.

3. Añadir el caldo gradualmente: cuando el arroz esté tostado empezamos a añadir el caldo poco a poco, mezclando para que no se pegue y para que el arroz suelte su almidón (esta es la diferencia principal con la paella, que no hay que tocarla hasta el final para que quede seca).

4. La mantecatura: este paso es clave para alcanzar la textura cremosa. A cocción terminada apagamos el fuego y añadimos un trozo de mantequilla MUY fría y mezclamos bien. A continuación también añadimos parmesano rallado. Un último meneo y ya tendremos un risotto súper cremoso! Cubrimos la olla y lo dejamos reposar 1-2 minutos antes de servir.

Aquí tienes algunas recetas de risotto: https://www.cookwithgiulia.com/my-blog/categories/arroz