Helado de pistacho sin heladera

El verano ya está aquí y a quien no le apetece un buen helado?

Hoy os demuestro que en casa con pocos instrumentos podemos hacer un buenísimo helado super pistachoso!



La receta es rápida y sencilla, se hace sin heladera y os aseguro que sale un helado supercremoso y delicioso. Un helado todo italiano y con un altísimo porcentaje de pistachos.

Esto es lo que más me gusta de prepararlo en casa, porque cuando lo tomamos fuera no sabemos cuanto pistacho se ha usado, si hay aromas artificiales para potenciar el sabor... aquí es todo natural y delicioso!

Vamos a por ello.


Ingredientes:

  • 300 ml nata fresca

  • 200 g pistachos pelados (una bolsa de 400g)

  • 200 ml leche condensada

  • 2 cucharadas de aceite de girasol (o otro de sabor neutro, oliva no)


Procedimiento


Empezamos quitando la cascara a los pistachos (si los encontráis limpio mejor os ahorráis un bueno curro jeje).

Ahora, si queremos un helado más delicado y refinado, tenemos que quitarle la piel.

En este caso hervimos los pistachos 1 minuto, los escurrimos sobre un paño y presionamos con las manos para ayudarnos a quitarle la piel. Y vamos limpiando uno a uno hasta que queden así.


Si no os apetece limpiarlos o queréis más fibra, los dejáis con la piel.

Los ponemos en la batidora y empezamos a picar. Si no tenéis una batidora muy potente como en mi caso, añadimos 4 cucharadas de aceite neutro (girasol en mi caso) y seguimos picando.

Obtenemos una pasta de pistacho.


Y ahora el secreto para que el helado quede cremoso.

Añadimos 2 cl de vodka (o otro tipo de alcohol sin sabor). No se notará y le dará al helado una consistencia menos helada porque el alcohol bajará el punto de congelación de la masa.


Por último añadimos la leche condensada y mezclamos.


Por otro lado montamos la nata fresca. Os recomiendo que esté bien fría para que no se corte.


A la nata añadimos la mezcla de pistacho, y batimos 1 minuto más.

Listo!


Cogemos un tupper de vidrio y volcamos la mezcla.

Lo dejamos en el congelador al menos 6 horas. Mejor aún esperar al día siguiente.


Veréis que al momento de servirlo no habrá que esperar mucho porque se queda muy cremoso.


Es una receta fantástica. Que la disfrutéis y la compartáis con vuestros queridos.

Feliz verano pistacho lovers!