La lasagna della mamma

Si me sigues desde hace tiempo ya sabes como hacemos la lasaña en mi casa, y si eres nuevo necesitas saber que no le echamos bechamel.


Así que si quieres aprender la receta más tradicional de la lasagna alla bolognese quizás este post no es para ti 😁 peeero si quieres probar una lasaña buenísima, llena de queso y con un ragú espectacular entonces estás en el lugar correcto!



La lasagna de mi madre lleva mozzarella de bufala y mucho parmigiano.

El ragú (mejor conocido como salsa boloñesa) la hacemos con passata de tomate natural de la mejor calidad, un sofrito clásico de cebolla apio y zanahoria y carne picada mixta de vacuno y cerdo para darle más sabor.



Está de muerte, y si sigues todos los pasos va a ser un éxito seguro 🤩

Desde que he compartido la video receta en Instagram muchos seguidores se han declarado fans absolutos de esta versión sin bechamel y repiten una y otra vez!

Así que espero que te guste y que te animes a probarla pronto 😊🙌🏻💖


En este post voy a enseñarte a preparar el ragù, la base de cualquier buena lasagna.


¡Empezamos!


Ingredientes:

Para el ragù

  • 500 g carne picada mixta de calidad (vacuno y cerdo)

  • 1 zanahoria

  • 1 cebolla

  • apio

  • 1,5 lt passata de tomate natural

  • medio vaso de vino blanco

Para la lasagna

  • un paquete de láminas de pasta fresca

  • 2 mozzarellas de bufala

  • 70 g parmigiano rallado

Procedimiento:


Empezamos con la salsa. Tenemos que prepararla con antelación porque tarda de 2 a 3 horas.

Picamos muy finamente la cebolla, la zanahoria y el apio.

En una olla añadimos aceite de oliva virgen extra y ponemos a sofreír las verduras.

Dejamos dorar y sacamos de la olla.


En la misma olla ponemos a sofreír la carne picada (me gusta hacerlo por separado y volver a añadir las verduras más adelante).

Añadimos medio vaso de vino y dejamos evaporar el alcohol.


Ahora volvemos a poner las verduras. Salpimentamos y añadimos la passata de tomate (si no la encontráis, podéis usar tomate natural triturado, pero os juro que un buen tomate es fundamental para que salga genial).


Bajamos el fuego al mínimo, tapamos y dejamos cocinar unas 3 horas.


Pasado este tiempo veréis que el tomate ha reducido a la mitad y que tiene un color espectacular. Para mí es pura poesía :)


Listo. Podemos montar nuestra lasagna!


En una mesa preparamos el bol con el parmesano rallado, la olla del ragú, las láminas de pasta fresca y la mozzarella que hemos escurrido precedentemente (no queremos que saque agua en la cocción).


En una bandeja de horno empezamos con una capa de salsa, las láminas de pasta (si son frescas no hace falta hervirlas), más salsa, parmesano y mozzarella. Repetimos hasta terminar las láminas de pasta. En la última capa bien de quesos! Bueno, en general ;)


Horneamos en horno precalentado a 220 grados unso 25 minutos (depende mucho de cada horno, hay que ir viendo).


La sacamos del horno y antes de cortarla esperamos unos 10 minutos.


Y a comer! Buon appetito 💖


Aquí te dejo también la video receta

¿Hablamos?

© 2020 Hecho con ❤️ por Cook with Giulia