Pomodori con il riso

Empieza la temporada de tomates y me moría de ganas por hacer un plato que siempre hacía mi abuela (y como ella nadie) y se trata de los tomates rellenos de arroz (pomodori con il riso) y patatas al horno. Un solo bocado es suficiente para viajar en el tiempo y sentirla más cerca.


Mi abuela me ha enseñado el amor por las cosas sencillas. En verano, cuando no tenía cole, me pasaba los días con ella entre su huerta y su cocina. Quizás entonces no me daba cuenta de la suerte que tenía, pero son momentos que nunca olvidaré y siempre me sacan una sonrisa.


No es la primera vez que los hago, pero esta vez quería que me salieran lo más parecido a los que hacía ella, así que llamé mi tía y le pedí todos los trucos. Mi tía es una gran cocinera y embajadora de la cocina de mi abuela (aunque siempre dice que nada le sale igual a ella), así que para mí es toda una referente. Y de esa llamada salieron consejos preciosos que a continuación voy a compartir con vosotros.


Ingredientes:
  • 6 tomates grandes maduros

  • 6-7 cucharadas de arroz (de grano pequeño)

  • 2-3 patatas

  • 150 ml salsa de tomate natural (passata)

  • 2 dientes de ajo

  • 20 g parmesano rallado

  • albahaca fresca y menta al gusto

 

Procedimiento:

Empezamos con los tomates. Después de haberlos lavado bien, cortamos la parte superior (que guardamos porque usaremos como tapa) y los vaciamos en un bol. Guardamos también los tomates vacíos.


La pulpa que hemos obtenido la trituramos con un mixer para que no hay trozos.

Ahora podemos añadirle: aceite, sal, pimienta negra, ajo picado y hierbas aromáticas (yo recomiendo mucha albahaca y un toque de menta).

Mezclamos todo y añadimos también el arroz, una cucharada por cada tomate.


Aparte hacemos un sofrito sencillo de ajo y AOVE para cocinar la salsa de tomate natural, unos 15 minutos es suficiente. La añadimos a la mezcla de tomate y arroz y mezclamos bien.


Dejamos reposar unos 20-30 minutos y pasado este tiempo le añadimos el parmesano rallado. Ya podemos rellenar los tomates.


Antes de eso echamos sal a los tomates y rellenamos por 2/3 (en el horno el arroz subirá de volumen). Tapamos y ponemos en la bandeja de horno con un poco de aceite en la base para que no se peguen.

Pelamos y cortamos las patatas. Le echamos aceite y sal y mezclamos bien. Las añadimos a la bandeja entre los tomates.


Un consejo que hace la diferencia: a lo que sobra del relleno de tomate y arroz, le añadimos un poco de agua para que sea más líquido y lo echamos encima de las patatas (sin exagerar con el arroz, que sea más salsa). Le da un toque increíble.

Terminamos con un buen chorro de AOVE (aceite de oliva virgen extra) y horneamos a 180 grados de 60 a 80 minutos.

Si vuestro horno suele quemar por la parte de arriba como me pasa a mí, os recomiendo hornear los tomates sin tapa los primeros 40 minutos, y luego añadirlos para que también se cuezan. Si, en cambio, tenéis un buen horno no hace falta ;)


Se suelen tomar templados o hasta fríos. Recomiendo que los dejéis reposar unos 20 minutos antes de servir. ¡Están increíbles!